martes, 3 de noviembre de 2015

NO RECORTES LAS ALAS DE TUS AGAPORNIS !! .- www.aviariopardo.es

..:: Aviario Pardo ::..
NOSOTROS NO ESTAMOS DE ACUERDO CON EL RECORTE DE ALAS EN AGAPORNIS.
No le recortes las alas...

A algunas personas les dá la manía de recortar las alas a su agapornis, o como yo mejor llamo , fastidiar al animal por desconocimiento.
Normalmente a los ejemplares de loros grande (Ara araunas , Yacos , Cacatuas...) se les recortan porque su vuelo en un piso es muy difícil, al tener grandes alas y coger más velocidad, se puede dar contra muebles (a no ser que tengas una super casa) y hacerse bastante daño. Así que se les hace un recorte y evitan esos problemas... ahora, un recorte en condiciones , hecho por un especialista.
Da pena ver los recortes que se hacen en los agapornis... no sé si por desconocimiento, pero hacen grandes barbaridades... el principal error es recortar cuando son ejemplares jóvenes , recien salidos del nido, estos son recortes típicos de criadores que no quieren , o no tienen tiempo de criar a papilla y sociabilizar como se debe al pollo. Ellos esperan a que lo desteten sus padres y cuando el animalito tiene alrededor de 60 dias, y un miedo atroz a las personas puesto que no han tenido apenas relación con ellos, el coge y le recorta las alas para que al pobre bicho no le quede mas remedio que dejarse coger y no poder huir como su instinto le manda... esto además de causar un gran estress al pájaro, por el quiero y no puedo, hacerlo a esa edad es echarle a perder ya para el resto de su vida las alas, ya que se le hace justo en el momento en el que empieza a desarrollar la musculatura y con el recorte no podrán ejercitarlas para el desarrollo... las plumas vuelven a crecer pero la musculatura no la tendrán como deberían.
El tema estress es muy importante tambien , porque ellos necesitan volar, al igual que nosotros necesitamos andar para estirar las piernas, si quieren volar y no pueden empiezan a frustarse y normalmente al no conseguirlo les da por empezar con picaje, estos animales en cuanto tienen algo de estress lo primero que hacen es dedicarse a arrancarse plumas y esto es una manía muy dificil de quitar una vez que empiezan.
Entonces el principal motivo de recorte por parte del vendedor ,resumiendo, es intentar hacer que un pájaro parezca papillero sin serlo , aunque esto influya sobre su salud, para que la venta sea mas fácil.

Ahora vamos con los compradores que hacen recorte, lo más normal es que te digan que lo hacen por miedo a que el animal se escape... vale, pero eso no es egoista por su parte ?. Prefieren lisiar al pájaro capandole el vuelo en vez de tener un poquito más de cuidado y comprobar antes de soltarlo que puertas y ventanas estén cerradas, vamos , por comodidad basicamente, porque el pájaro no gana nada con esto.
Volvemos a lo mismo de antes, el agapornis con eso lo que gana es frustración y aburrimiento. También es un gran peligro si el animal se escapa con el vuelo recortado, hay muchos que como el pájaro está recortado pues no tienen miedo a que se escape y dejan las ventanas abiertas... muy bien , el pájaro no vuela como tiene que volar, pero sí que algo hace, vuela distancias cortas y no puede coger altura , si el animal en esas condiciones sale por una ventana pueden pasar varias cosas... lo primero que sea un piso alto y vaya balcon abajo y entonces si lo cuenta es un milagro, si llega vivo a la calle y va para la carretera al no poder huir volando lo puede pillar cualquier coche o lo que es peor no le hace falta ni ir a la carretera, en cualquier calle o jardin viene un perro o un gato y se lo zampa... cosa que si tuviera sus alas integras , sí , lo mismo se nos va por la ventana pero seguro que corre menos peligro si puede volar que teniendo el vuelo recortado.

Si te gustan las aves supongo que será en todo su esplendor, sobre todo disfrutarás viendoles volar, para tenerlos como muñecotes lisiados mejor nos compramos uno de peluche que a esos no hay que vigilarlos. NO LOS RECORTES.
© www.aviariopardo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada